Las aulas estudiantiles en el cine

El cine social de Ken Loach y los filmes emocionales de Mike Leigh

La marca Ken Loach está bien grabada en todos sus filmes. En cada película que he visto del director británico hay una visión de la sociedad, -normalmente representada por la clases más problemáticas de ese imperio que es el Reino Unido, tan deficiente a la misma vez, bien sea a nivel económico, social o político- inconfundible. A los pocos minutos, ya puedes afirmar que esa obra fílmica es de Loach. 
Mientras que Mike Leigh, otro director británico que no hay que pasar por alto, se centra más en la parte psicólogica, interpersonal, de las relaciones sociales, no solo hablando del paro, o de la inmigración, como es el caso de Ken Loach, sino que él se centra en personajes, en una Inglaterra que es el punto de partido de todas las historias, que pueden ser de distintos siglos, en mujeres luchadoras, en los afectos y desavenencias familiares, un universo de sentimientos y conductas, con toques de -ismos (feminismo, radicalismo, y mucho optimismo).

Y sin más dilación, paso a hacer mi pequeña dosis de crítica de las películas que he visto de cada uno de estos magníficos directores ingleses. 

FILMOGRAFÍA VISTA DE KEN LOACH:

SORRY WE MISSED YOU (2019)

Empiezo hablando del filme más reciente que he podido disfrutar -y padecer- de Loach. El título no tiene traducción, con lo cual he dejado el original en inglés.
El tema principal es la lucha por tener y mantener el trabajo, en el seno de una familia de clase más bien media-baja (aunque existen las clases?), que lleva oscilando económicamente desde la crisis del 2008. La madre (papel de una desconocida Debbie Honeywood) cuida ancianos, y hace tareas domésticas todo el día. De una casa pasa a otra, y si puede, no rechaza ir también los sábados. Se pasa el día prácticamente fuera del hogar, sin ver a sus dos hijos -una niña preadolescente y un muchacho sensible y rebelde, en una edad difícil-; el padre (Kris Hitchen, actor que ha hecho solo esta película, y la borda) ha ido encontrando algunos trabajos, pero ahora se le presenta la oportunidad de ser autónomo, ganar su propio sueldo, a cambio de comprar una furgoneta para trabajar en una empresa que les ofrece material para ser entregado a domicilio. A partir de este momento, empieza a tambalear la estabilidad tanto económica como matrimonial de estos personajes, y explota por la actitud negativa del hijo que no colabora para que la situación sea más llevadera. 
Loach hace una crítica de la explotación laboral: muchas horas, mal pagadas, incluso, llegando al maltrato, al despido injustificado, y la crueldad. Y aunque el comportamiento irascible del hijo sea un detonante más del sufrimiento de esa familia, lo que es más evidente es que el miedo a perder el empleo basura, les lleva a la desunión, a la discusión, y a inesperadas consecuencias (no quiero hacer spoiler). 
Por eso, una traducción que podríamos hacer del título sería "Lo sentimos, y te echamos en falta". Porque por más que digan, el trabajo actual no dignifica, más bien, tiraniza, rompe la serenidad matrimonial, hace que no puedas conciliar la vida con tus hijos. Y es así como nos lo cuenta tan sinceramente Ken Loach. 

YO, DANIEL BLAKE (2016)

La reseña de esta película está en la entrada Películas del s xxi que empiezan con X, Y, Z. De todas formas, para no dejar el espacio en blanco, un pequeño apunte: no deja de ser otra crítica a la explotación laboral, pero en este caso, su protagonista, Daniel Blake (es un hecho verídico) se ve obligado a trabajar, a pesar de tener una discapacidad por insuficiencia cardíaca. Es la contradicción entre la salud y el futuro, el dilema que si no puedes trabajar porque estás enfermo, no podrás cobrar una jubilación porque no habrás cotizado suficiente. El sistema falla y no sólo en Gran Bretaña. Reinvindicativa y realista, con actores desconocidos como normal habitual en el cine de Loach. Ganó la Palma de Oro en Festival de Cannes y el BAFTA al mejor filme británico 2016.

LA PARTE DE LOS ÁNGELES (2012)

Titulada originalmente The Angels´Share -No confundir con una novela que por casualidad lleva el mismo nombre-, parece la película menos Loach que he visto. Sobretodo porque a diferencia de las anteriores que he comentado, en esta ocasión nos hace reir, sus personajes jóvenes, con ideas alocadas sobre el futuro, y momentos de comedia, al estilo de The Misfits.
También abarca el tema de las clases más empobrecidas, que intentan labrarse un porvenir, aunque sea con trabajos surgidos de la imaginación. Lo que ahora llamaríamos "ser emprendedor". El argumento parte de un personaje, un delincuente juvenil, Robbie (el actor Paul lBrannigan que actúa por primera vez, dirigido por Loach), que cumple condena de trabajos para la comunidad; un joven inteligente, de clase baja, que además con poco menos de dieciocho años acaba de ser padre, y entonces, se da cuenta que ha de cambiar el rumbo de su vida. Junto a sus amigos, también jóvenes marginados en una sociedad post-crisis, se monta en el negocio de las destilerías de whisky, descubriendo que es un virtuoso catador de alcoholes. 
Denuncia social con final feliz, divertimento y una reflexión sobre la juventud británica del siglo XXI.

EN UN MUNDO LIBRE (2007)

El tema principal es la inmigración, sin lugar a dudas. Pero Ken Loach también hace hincapié a las contradicciones de Angie, una madre soltera, protagonizada por la actriz Kierston Wareing (después la vi en Fish Tank), que tiene una agencia de colocación -contrata inmigrantes sin papeles para empleos mal pagados-. Lo que parece un negocio redondo, se le gira a la contra, ya que tiene que lidiar con la ilegalidad que le proponen las empresas contratistas. En palabras de Loach: "la gente afirma que la economía no podría sobrevivir sin esta fuerza de trabajo precario; y por otro, a la derecha le gustaría expulsar a todas estas personas del Reino Unido." Angie no es más que el producto de la política un tanto fascista thatcheriana, que premiaba a los que sobresalían a base de codazos. Alguien tiene que salir herido de esta contienda.

MI NOMBRE ES JOE (1998)

Recuerdo que fue la primera película que he visto de este director -y me faltan algunas por ver que son imperdibles-. Peter Mullan, que es actualmente un conocido actor británico, y que ha trabajado en diversas ocasiones con el director, está grandioso en el papel de un hombre en paro, que supera el alcoholismo entrenando un equipo de futbol local en Glasgow. Nuevamente, un personaje desclasado, que su situación de exconvicto lo lleva al alcoholismo, y a los conflictos interpersonales. La mirada cómica del filme es que el equipo que entrena Joe es de lo peor que pueda haber en el mundo del futbol. Y la esperanza: el protagonista ahora ayuda a ex drogadictos y también se enamora. Es como si no fuese lícito ser feliz en un mundo hostil, tan real como lo es el mundo que plantean las peliculas de Loach. 



Ken Loach, ganador de la Palma de Oro

FILMOGRAFÍA VISTA DE MIKE LEIGH

SECRETOS Y MENTIRAS (1996)

Descubriendo talento en esta gran película, sentimental, emotiva, llena de tristezas, de secretos, pero también de esperanza. La primera cinta que vi del director Mike Leigh fue precisamente Secretos y Mentiras, protagonizada por una actriz totalmente desconocida, y que ahora es famosa internacionalmente: Brenda Blethyn. Una excelente actuación de la protagonista, que le valió el Globo de Oro a mejor actriz dramática. 
Mike Leigh ahonda en las relaciones interpersonales, siempre con una mirada tragicómica, y una visión optimista del futuro. En este filme, una mujer con una fuerte personalidad -tanto la amas como la odias-, interpretada por Blethyn, tiene una vida dentro de la normalidad,aunque es exageradamente visceral con todo el mundo. Sale y entra de casa cuando quiere, con su marido tiene una relación más bien aburrida, sin ningún àpice de pasión; y con su hija, la discusión y el enfrentamiento es constante. Una familia disfuncional en todo orden. 
Un buen día aparece en su puerta una chica negra, Hortense (el papel recae en Marianne Jean-Baptiste, que se ha hecho famosa por su aparición en la serie Sin rastro), y le dice que ella es la hija que dio en adopción, y a partir de aquí salen desatados, como los vientos de Pandora, todas las mentiras y los secretos que durante años ambas habían guardado en su interior. Mike Leigh nos narra un relato intimista de mujeres que quieren en definitiva curar el dolor del pasado.

TODO O NADA (2002)

Drama social, con un argumento coral, en el cual se entrelazan diversos personajes con historias en común. El protagonista, Timothy Spall (que ya trabajó en Secretos y mentiras con Leigh) es un padre de una familia desestructurada, taxista que deambula por el hogar con una tranquilidad exaperante, pero no aprecia o no quiere ver el mal ambiente reinante en esa casa. La esposa (Lesley Manville), cajera de supermercado, en cambio, ya no quiere a su marido, no puede más con la carga doméstica que soporta, y se siente maltratada por su  irascible hijo.
Lejos de ser tan perfecta como Secretos y mentiras, esta película es realista, sencilla, rodada en un bloque de pisos de protección oficial, con personajes que son la imagen veraz de la sociedad británica de las clases marginales. Historias paralelas con las que viven otros protagonistas del mismo edificio de apartamentos (la chica que sufre maltrato por parte del novio, la madre soltera amiga de la protagonista, etc). El trabajo emocional de Spall y Manville es excepcional. 
 
EL SECRETO DE VERA DRAKE (2004)

Mike Leigh da un salto al pasado, sin dejar de lado el tema de los conflictos sociales y los dramas intimistas. Nos cuenta una historia verídica, que sucedió en 1950, la de Vera Drake,  una mujer londinense casada, con hijos, dedicada al cuidado de su anciana madre, familiar, compasiva. Su bondad es tan grande que la empuja a ayudar a mujeres a abortar clandestinamente. El papel protagonista está muy bien realizado por la actriz Imelda Staunton -ya la había visto en Los amigos de Peter en su faceta dramática-, y esto le supuso ganar la Copa Volpi en Venecia, así como el León de Oro para el filme. 
El director, Mike Leigh dirigiendo a Imelda Staunton

Su altruismo la llevará delante de la justicia, ya que el aborto se consideraba un acto criminal. El director expresa su solidaridad con las mujeres, y considero que tiene una lectura feminista positiva.  

HAPPY: UN CUENTO SOBRE LA FELICIDAD (2008)

Sally Hawkins fue descubierta en esta comedia romántica, y recientemente ha sido reconocida internacionalmente por su papel en La forma del agua y en Maudie, el color de la vida. En esta película es Poppy, una profesora divertida y generosa. Un espíritu libre que practica el Carpe Diem. Cuando le roban la bici, decide que es el momento de sacarse el carnet de conducir. Scott (Eddie Marsan), su profesor de autoescuela, es un tipo huraño y amargado. A medida que se conocen, Poppy acabará enseñando al instructor más de lo que él puede enseñarle a ella. Es sin duda la película más optimista de Leigh. Globo de Oro: Mejor actriz - comedia o musical (Sally Hawkins)

ANOTHER YEAR (2010)
 
En esta película, el director ahonda en el tema de la vejez, y de los deseos de unos padres hacia su hijo. A menudo, nuestros progenitores creen que nuestra felicidad pasa por sus ilusiones no cumplidas, hecho que es equivocado, y crea frustraciones en ellos, y a la vez, presiones en los hijos/as. Un matrimonio formado por los actores Jim Broadbent y Ruth Sheen, ya cercanos a la setentena, que ven cómo su hijo año tras año no acaba de encontrar pareja. Los personajes vuelven a ser cómo nos tiene acostumbrados Leigh: cercanos, como si fueran parte de nuestra familia. Y están rodeados de vecinos, amigos, y otras relaciones, con los que tienen que interactuar. En ocasiones, nos hacen reir situaciones irónicas de la vida, y en otras escenas, te hace pensar que llegar a la vejez tiene sus momentos tristes, pero sin caer en lo deprimente. "Otro año será", y así dejamos abierto el camino hacia un futuro diferente. 

Comentarios